Peru, Viajes & Turismo

Información de Interés

VALLE SAGRADO DE LOS INCAS

Información Turística Cusco. Como un aporte para realizar un adecuado Turismo en Cusco, ponemos a disposición variada Información sobre los principales atractivos en Cusco y especialmente en el Valle Sagrado de los Incas.

PISAQ
Introducción:
Este gran complejo arqueológico está ubicado en el distrito de P´isaq, provincia de Calca, 33 km. al oriente de la ciudad del Cusco.

Existe una extraña coincidencia entre las distancias que unen las ciudades de P´isaq, Cusco y Pikillacta. La distancia entre Cusco y P´isaq es de 30 km, resulta la misma distancia si se mide de P´isaq a Pikillacta y de Cusco a Pikillacta son igualmente 30 km. Al unir con línea recta estas tres ciudades, se logra un triángulo equilátero perfecto, que crea múltiples especulaciones en torno al increíble genio arquitectónico que tuvieron los incas.

La belleza de sus muros, construidos con grandes bloques pétreos pulidos con extraordinaria simetría e inigualable manejo de la piedra dejan al visitante perplejo.

En un primer momento el asombro es inevitable, luego surge una sensación de profundo respeto por los creadores de esos edificios centenarios, mudos testigos de la grandeza de un imperio.

"A orillas de Willkamayu, el sagrado río dios que corre por cauces de piedra labrada dominando su furia, comienzan las franjas de luz y sombra de los famosos andenes de P´isaq, la gran ciudad de los perdices. Una urbe de leyenda que fue construida en una cresta de roca azul, casi sobre el aire para avizorar el más hermoso de los valles cusqueños", dice la periodista peruana Alfonsina Barrionuevo, de esta antigua ciudad inca.

P´isaq está formado por un conjunto de recintos que posiblemente son viviendas, acueductos, caminos, puentes, un cementerio, murallas y grandes áreas de enormes andenerías.

Cuando Antonio Raymondi, el naturalista y geógrafo italiano, visitó P´isaq, quedó asombrado con la belleza de sus muros y dejó testimonio de ello: "Lo que hay que admirar más en P´isaq, es la finura del tallado y la perfecta unión de las piedras, que sin mezcla alguna están bien ensambladas, que apenas si se perciben las finísimas líneas rectas, curvas o quebradas, como para demostrar la dificultad del corte y la pericia de la ejecución. De distancia en distancia se encuentran puertas, calles, escaleras, torres, cuarteles y habitaciones; suspendidas en lo más alto de los picachos y donde la imaginación del constructor más atrevido, apenas osaría hoy ni aún concebir un edificio".

Nombre
No se ha podido determinar la traducción de esta palabra quechua. Para el historiador peruano Víctor Angles se trata de un "nombre propio que no tiene traducción a otro idioma, porque específicamente no califica objeto ni hecho alguno"..."La forma castellanizada Písac, deriva de la voz quechua P`isaq, ésta a su vez puede ser forma apocopada de p`isaq, que es una gallinácea, ave que abunda en el lugar, parecida a la perdiz o lluthu".

Una versión sin confirmar dice que la ciudad inca de P´isaq tiene la forma de esta ave, la que fue deidad tutelar de la tribu que habitaba esta zona en tiempos anteriores a los incas.

Historia
No hay datos precisos sobre el primer poblamiento de la zona, pero no hay duda de que Tiahuanakus, Waris y otros pueblos influyeron culturalmente en los andes surorientales. Se asume que toda el área, que después ocupó P´isaq, ya estaba poblada por los siglos X y XI cuando se inició el apogeo inca, puesto que se trata de tierras fértiles y productivas que tuvieron que ser ocupadas por alguno de los grupos originarios de la zona.

Es muy probable que P´isaq fuera una capital regional muy importante, gracias a la bondad de sus tierras y a su estratégica ubicación. Al incorporarse al Imperio inca, asimiló las nuevas técnicas arquitectónicas, agrícolas e hidráulicas, de manera que construyeron una ciudad con características incaicas que se compara con la propia capital Imperial.

Charles Wiener, importante explorador del Perú, considera estas construcciones como una excelente muestra de la arquitectura de los incas en su mejor y más depurado estilo.

URUBAMBA
Considerada como el Paraíso Bíblico por el gran naturalista del siglo XVIII Antonio de León Pinelo, la ciudad de Urubamba es hoy en día una de las ciudades más bellas del Valle Sagrado de los Incas.

La capital de la Provincia de Urubamba lleva su mismo nombre y está ubicada a 57 km. al noroeste de la ciudad del Cusco, por la vía a Chinchero. Se encuentra a los 2,875 metros de altura, sobre una bella planicie en el valle que separa la Cordillera central de los Andes, de la Oriental; en la margen derecha del río Urubamba.

La hermosa provincia de Urubamba se ubica al noroeste de la provincia del Cusco que colinda con las provincias de La Convención, Anta y Calca.

Está atravesada por el río Vilcanota, que al ingresar a esta zona toma el nombre de Urubamba.

Los incas, como grandes conocedores de la tierra, eligieron este fértil valle para establecer sus principales poblados, es por esto que la provincia de Urubamba está formada por los distritos donde se encuentran los principales monumentos arquitectónicos del incanato: Urubamba, Ollantaytambo, Chinchero, Huayllabamba, Machupicchu, Marás y Yucay.

Ollantaytambo
Ollantaytambo, uno de los complejos arquitectónicos más monumentales del Imperio Incaico, comúnmente llamado "Fortaleza", debido a sus descomunales muros, fue en realidad un Tambo o ciudad-alojamiento, ubicado estratégicamente para dominar el Valle Sagrado de los Incas.

El tipo arquitectónico empleado, así como la calidad de cada piedra, trabajada individualmente, hacen de Ollantaytambo una de las obras de arte más peculiar y sorprendente que realizaron los antiguos peruanos.

Ollantaytambo está ubicado en el distrito del mismo nombre, provincia de Urubamba, aproximadamente a 60 km. al noroeste de la ciudad del Cusco y con una altura de 2,792 metros sobre el nivel del mar.

Fue construido en la ladera del cerro llamado Bandolista. Su nombre significa el "Tambo de Ollanta". Se le denominaba tambo, o "tampu" en quechua, a una ciudad alojamiento con capacidad para albergar a miles de personas. Durante el incanato existieron muchos tambos en diversas zonas del valle y no tenían un nombre especial, la gente simplemente le decía "tambo" al que correspondía a su zona.

En los tiempos de la conquista siguió llamándose de esta manera, sólo después se le agregó Ollantay en recuerdo del caudillo anti (del Antisuyo) que ayudó a Huayna Cápac a conquistar la provincia del Chinchaysuyo.

El historiador cusqueño Víctor Angles explica el origen del nombre de Ollantaytambo, refiriendo que a fines del siglo XVIII se puso en escena un drama de argumento inca cuyo protagonista era el General Ollanta, y el lugar donde se desarrollaron las acciones -según la obra literaria- fue el tambo abajo de Yucay, que desde ese entonces comenzó a generalizarse como Ollantaytambo.

El Inca Garcilaso de la Vega, después de elogiar la grandeza y magnificencia de las antiguas fortificaciones de Tambo, cuenta que fueron mandadas a construir por el Inca Huiracocha, al igual que los grandes y antiguos edificios que existen en ese lugar.
Con singular lenguaje, la peruana Alfonsina Barrionuevo describe el gran monumento: "Un coloso de piedra, de macizos pies que filtran las aguas de un río amansado a fuerza de rompeolas de roca viva, monta guardia a la entrada de Ollantaytanpu, el legendario pueblo de Ollanta, el guerrero indio que se atrevió a conquistar el corazón de una princesa".

Las Terrazas de Moray
Moray es un formidable complejo arqueológico, conformado por admirables sistemas de andenerías, de enormes terrazas que se superponen concéntricamente, tomando la forma de un gigantesco anfiteatro. Estas hermosas terrazas conformaron un gran laboratorio agrícola, en el que los antiguos peruanos experimentaron y obtuvieron mejoras. Se lograron increíbles avances en la agricultura, la cual constituyó su principal actividad laboral y la base de su desarrollo económico.

Las enormes terrazas circulares de Moray se ubican a 53 Km. del Cusco por la carretera que conduce al valle del Urubamba.